SEMBLANTE SANTANDEREANOS EN EL RECUERDO DE SUS SUEÑOS




Foto : Amparo María


Exhortando los adioses de los que fueron y partieron a otra dimensión, quedan los recuerdos en el tiempo.

La poesía fue el lenguaje que arrullaron en sus escritos, sus voces en tonos y timbres, son colores que retumban como ecos en huellas imborrables.

La presencia está ahí, como una resolución del desandar sobre la tierra.  Sus movimientos son las vivencias del que tuvo contacto  con sus vibraciones.

Cualificar este material me llevo tiempo y fui encontrándome tejedores, para esta urdimbre de un gran tejido. Como si fuera un libro abierto, una de sus páginas  se revela aquí en este Boletín Cultural, las otras quedan pendientes para otra ocasión.

La complicidad es una estructura invisible que aparece cuando se necesita, el periodista – escritor, Hernando Loayza Camargo director de Debut Lirico, me facilito material bibliográfico de algunos poetas de este Boletín. Fabio Álvarez Blanco, Músico y poeta, me aclaro rasgos,  dimensiones, comportamientos de los que están presentes aquí: Mary Rey de Quintero, Jorge Valderrama Restrepo, Rosalba Suarez Rivera, Hugo Caicedo Borrero, Mercedes Pallares de Valbuena,  Pablo Zogoíbi, Sergio Lifar.


FRANS SAUL ACEVEDO PINTO
DIRECTOR BOLETÍN CULTURAL LA OTREDAD




 BOLETÍN CULTURAL LA OTREDAD # 85   



Foto: Jplenio

Amo la libertad, sí mucho más que todo, pero jamás pueden mis convicciones el  burdo libertinaje, tolerar.
Sergio Lifar

Un día el sendero se llenará de una claridad singular, mis pies habrán hallado ya todos los caminos.
Pablo Zogoíbi

Hay un derecho que nace con nosotros; el soñar despiertos, crear, imaginar. El día que extraviemos esta gran posibilidad, la misma libertad del hombre quedará olvidada.
Mercedes Pallares de Valbuena

Y echo a andar mis barcos y veleros por las aguas seguras y serenas que me llevan a las costas de su cuerpo.
Hugo Caicedo Borrero

Oí tu corazón y tú no lo notaste. Oí tu sangre mansa convertirse en cascada. Oí tu paso lento  al compasar la huella. Oí la despedida de nuestro amor de nubes.
Rosalba Suarez Rivera

Luego descubriría que tenía dos corazones: el del lado izquierdo donde palpitan sus viejos amores, y el otro, el de la derecha, en el que ella ha escrito mi nombre.
Jorge Valderrama Restrepo

Me pierdo en el silencio de tus sueños, en éste amor que va creciendo, como una llama que se abre contra el viento.
Mary Rey de quintero

Las vivencias de los recuerdos son exhortaciones, de aquellos que vibraron por caminos distintos, pero el ensueño los volvió cómplices: ante la palabra. 
Frans Saul Acevedo Pinto



POETAS SANTANDEREANOS
EN EL RECUERDO DE SUS SUEÑOS

Foto: Familia de Mary Rey


MARY REY DE QUINTERO
En el lanzamiento de la Asociación de Poetas en Santander “palabra en el Tiempo”, un 7 de abril, fecha significativa  porque coincidió con el nacimiento del primer premio nobel de literatura en Latinoamérica; la poetisa chilena Gabriela Mistral. El lanzamiento fue en el auditorio del Colegio que lleva su nombre en Bucaramanga. Una voz se escuchó como un eco profundo y atronador, era la voz  de Mary que veía por primera vez en una acción poética; el cierre del lanzamiento de la Asociación estuvo a cargo de ella, cantando tres boleros de su repertorio musical.

Mary que acostumbraba a participar en el Circulo Literario que dirigía su hermano Luis Ignacio Rey Ortiz  (Liro), después de regresar de sus viajes por Europa con su esposo,  su voz era reconocida dentro de los participantes leyendo sus poemas oh cantando romances españoles, boleros, o música colombiana.

En los recitales que fue invitada, su voz potente se escuchaba y no dejaban de pedirle al final, que cantara sus repertorios acostumbrados.

Mantuvo por mucho tiempo una columna en el periódico el Frente de Bucaramanga.

Sentí un saludo desde lejos, me acerque con visión borrosa, y su sonrisa estaba ahí a flor de piel, hablamos de lo divino y lo humano, la invite a que grabáramos un programa de radio, me dijo que sí, pero después de un viaje pendiente, me llamaría cuando regresara; me quede esperando la llamada que nunca se hizo.

Su obra poética se publicó en revistas, periódicos locales y nacionales, antologías poéticas.
Libros publicados: Arboles desnudos, en la penumbra del silencio, poemas al encuentro, evocando el amor, para el amor cantaré mis palabras.



SILENCIO


Miro  la forma
del árbol que está
cerca mi ventana,
sus huesudas ramas
están sin hojas,
y su sombra es mas
larga en la bruma
de la tarde.

El invierno lo cubrirá
de nieve sin piedad,
y el viento lo azotará
cada noche,
siento angustia porque
su desnudez es la mía.

El no tiene hojas
yo no tengo ilusiones,
y ese frío glacial
romperá el cristal
de mis sueños.

Ahora siento el rumor
de sus sollozos,
junto a mi ventana,
y pienso que ese llanto,
es mi llanto, es el clamor
insistente, de las desesperanzas
las nostalgias y la espera.

MARY REY DE QUINTERO
Del libro: Arboles desnudos


OLVIDO
Alguna vez
tuve tu rostro,
tus palabras,
tus caricias,
tus besos,
y tus manos.

Hoy yo no quedan
ni rostro, no palabras,
ni recuerdo de nada.

Eres tan solo
esas pequeñas cosas,
que nos dejan recuerdos
que llaman.

Un eco,
un trino,
un verso,
un canto.

Hoy ya no quedan
ni rostro, ni palabras,
ni recuerdos de nada.

MARY REY DE QUINTERO
Del libro: Arboles desnudos


MOTIVOS

Cuando muera.
Colocadme en el Jardín de Pinos,
exactamente cerca a la tumba de aquel
que más amé.

Allí cantan los pájaros, se ve crecer la yerba.
Se oye el rumor de la brisa de los Pinos,
que nacen allí cerca, solitarios, vencidos,
y escuchan los latidos, de seres invisibles,
de infinitos olvidos.

Hemos luchado tanto, y nos vence la muerte,
en un instante solos, pasamos a la nada,
y así libres de todo, de los sentidos, del amor,
de los sueños, de lo que ya vivimos,
tal vez la gloria.

Una casa vacía, los vestidos, entre pliegues olvidados,
aquellos que ciñeron, mi cintura, mis caderas, mis senos
y mi ritmo de andar.

¡todo lo dejaré!
Decir, contar, todo es tan simple…
Tal vez deje nostalgias.
Por mis cuentos, mis cantos, mi sonrisa y mi voz,
o por algo especial, que está llena mi alma.

Cuando yo muera, no me olvidéis  jamás …

MARY REY DE QUINTERO
Del libro: Arboles desnudos


Foto: Biblioteca Pública Gabriel Turbay


JORGE VALDERRAMA RESTREPO
Trabajadores de la Cultura en Santander, estuvieron alrededor del escritor Jorge Valderrama Restrepo “el gordo”, el cual conjuntamente crean la Revista Literaria el Gran burundun burunda; con tiraje nacional, el cual alcanzo varios números que dio a conocer escritores de los dos Santanderes. 

Desde que apareció dirigiendo el Suplemento Literario del periódico Vanguardia Liberal en Bucaramanga, se fue afianzando a nivel nacional e internacional, ya que en el suplemento, sus corresponsales eran escritores del Boom Latinoamericano; Julio Cortázar, Miguel Ángel Asturias, Octavio Paz, Carlos Fuentes, José Donoso entre otros. En su momento este suplemento llego ser, el más importante a nivel nacional, por su calidad literaria  que se publicaba en Colombia.

Generoso en el trato con las personas fueran de sus afectos o no, leía y comentaba sus escritos; poemas y los inicios de sus novelas llenas de ironismo y picardía.  Lector incansable de la literatura local, nacional e internacional.

Fue el creador y gestor de la Biblioteca Publica Gabriel Turbay  patrimonio de los santandereanos y la biblioteca más importante del Oriente colombiano.

Desde que empezó a ser el primer director de la Biblioteca Pública Municipal de Bucaramanga, que él Junto con el político Rodolfo González García, hicieron posible, que se construyera este espacio para el arte  y la cultura en Santander. Acostumbraba a traer mensualmente un escritor de renombre nacional e internacional, que interactuaba después de la charla o el recital con los usuarios que asistíamos a la biblioteca. Dentro de los cuales estuvo presente; Luis Vidales, Rafael Gutiérrez Girardot, Luis Fayad, Rafael Humberto Moreno, Eduardo Carranza, Pedro Gómez Valderrama,  entre otros.

Oteando como un explorador, encontró un libro inédito, dentro de la colección Jorge Zalamea Borda. Donada por Ecopetrol a la Biblioteca Turbay.  El Libro la Obreriada,  que le entrego en las manos a su autor el poeta Luis Vidales cuando fue invitado a la biblioteca. Vidales daba por perdido el libro, que él en Francia se lo dio A Jorge Zalamea, para que le hiciera el prólogo.

Libros publicados: Invocación de sangre (poesía), Memoria incompleta de Isadora (Poesía), Libros Inéditos: Sociedades de orangutanes: iguana (novela). Llamas azules en mi corazón (novela), el juicio final (novela), Marquí al país del roscón (novela).  



TU NOMBRE

Siempre había soñado que con el nombre de mi amor
pudiera algún día nombrar todas las cosas como tales cosas,
y las respiraciones de los seres cuando despiertos,
y también cuando dormidos.

Ese día llegó el pasado mes de marzo al vaivén tibio
de una tarde rumorosa de aires aterciopelados.

Una hermosa mujer, como pocas existen en las cumbres,
me miró con sus profundos ojos negros,
me contempló con las cadencias de su extensa cabellera negra,
y me amarró enseguida, por medio del temblor de sus mágicas
manos blancas untadas de nieves hondas,
a su vida.

Yo ya la conocía de antes, y sabía su nombre.
Pero la hora no nos había llegado aún.
Poco sabía de sus caminos y de sus ataduras.
Era una fruta sin morder.
Ni sus cáscaras, ni los zumos de sus entrañas me eran vientos, tardes, o momentos.
La hora de las gracias y de los dones no estaba madura.
Aquella tarde fue entonces el nacimiento, para ambos,
de la historia de una galaxia que de esta mujer surgía 
para desbordar los ríos y con esas aguas nuevas
hacer crecer para lo bello el grande océano…

fragmento

JORGE VALDERRAMA RESTREPO
Del libro: Memoria incompleta de Isadora



UNA NOCHE TE FUISTE

El ambiente de la alcoba era tibio y las fragmentaciones
Habituales sonaban como de costumbre. Arriba encima del
techo de la casa un pequeño nido de murciélagos transmitía
los chillidos de sus integrantes. Más arriba aún, sueltos y
bailadores, los vientecillos nocturnos se agitaban al cruzar por
entre los árboles en sus apariencias de dormidos. La noche se
dirigía a su final. Tu ser temblaba por dentro como un desierto.
Tu corazón, frío distante y viajero, al impulso de las tinieblas y
de los recuerdos brutales, te invitaba a la aventura del no
saber. Nacía en tu pecho la tempestad, y la lluvia interna
comenzaba a azotarte con inclemencia. Te mojaste todo el
cuerpo antes de haber salido.
Empapada por esas aguas, te levantaste de la cama:
¡me voy!, dijiste.
Yo te respondí:
¡Pero son la 4 de la madrugada!
Entonces los vientos implacables que te revienten  la serenidad
y la calma se juntaron en un remolino indetenible y
te revolvieron la sensatez llevándote por fuera de tu laberinto,
ayudándote a encontrar la puerta de una libertad que no
 admitía ningún aplazamiento. Saliste desesperada abrigada por
tu soledad más íntima,  cuyos soles y luna solo tú conoces.
Te fuiste a buscar sabidurías inexistentes. Encontrarías rocas  agrietadas, 
árboles secos sin estaciones, carretera salpicada de advertencias,
perros con hambre ladrándole a otros perros,
seres cuasi-invisibles despojados y tristes,
y la ausencia del canto y de la mansedumbre.
Un colmillo que sangraba
 Se te incrustó en las sienes. La cabeza de tu tórax daba volteretas.

JORGE VALDERRAMA RESTREPO
Del libro: Memoria incompleta de Isadora


CUANDOS TE AUSENTAS

Cuando te ausentas de mi lado
para desempeñar los oficios del mundo.

Mi corazón claudica un poco de sí mismo,
desfallece como la flor a la que se le va el sol de viaje,
y el barco en el que los dos vamos navegando,
se ladea, se despista, pierde el norte,
y al buscar arriba la estrella que lo orienta,
no la encuentra,
sigue ladeado,
y entonces tengo que agarrarme más fuerte
de tu nombre y de tu ser,
para que vuelvas sin tardar
a mis brazos grandes
red dentro de la cual duermes y descansas, pero libre,
más no libre de mí,
ni de mis temores ni de mis ansias,
puesto que habitamos una de esas casas humanas
plenas de tormentas que unos denominan amor,
y otros con otros vocablos de iguales desvaríos,
recorremos así  los soles y las lunas pero puestos de revés,
y los caminos, juntos, pero con los dolientes zapatos
sin remendar, de los sentimientos, y sus festejos colorines…

fragmento

JORGE VALDERRAMA RESTREPO
Del libro: Memoria incompleta de Isadora

Foto: familia Suarez

ROSALBA SUÁREZ RIVERA
Poetisa con porte y elegancia, siempre altiva en su forma de ser, desde que fue reina de la juventud en el año 1970 cuando estudiaba en el colegio San Isidrio del Espinal – Tolima.

Entusiasta en la actividad  poética que estuvo enmarcada en los recitales en diferentes colegios de la ciudad de Bucaramanga, recorrió los municipios de área metropolitana, Floridablanca, Piedecuesta, Girón, Rionegro, entre otros municipios del departamento de Santander.

Para facilitar  los procesos poéticos de la región;  se hizo un propósito impulsar a finales de Septiembre un recital de poesía. “Poesía en Santander”, con poetas locales y de otros municipios, la casa habitual para este recital era el Auditorio Pedro Gómez Valderrama de la Biblioteca Publica Gabriel Turbay.
Estaba haciendo un taller en la Biblioteca de narrativa dirigido por el maestro Serafín Martínez, él nos inscribió al recital a los que pecábamos poesía, fue mi primera experiencia de lectura en público, con un auditorio a reventar de más de 500 personas, al año siguiente me escribí por mi cuenta a leer mis dos poemas, Rosalba impulsora, organizadora  y el cual dirigía el recital, programo en voz viva, la idea del día universal de la poesía; que lo desarrollo con toda su energía, en su tierra natal Espinal, agregándole a este día: árboles que dejan sus hojas en el jardín, los 5 octubre de cada año. Este año del 2018 cumple 30 años de este evento.  La poeta Rosalba   fue la primera promotora e impulsora del día universal de la poesía, que ahora se desarrolla en todo el país, Colombia.

Escribió en los periódicos el Frente y Vanguardia liberal de Bucaramanga, y algunos periódicos del espinal, complementaba sus escritos con la pintura y la docencia universitaria. Fue directora de talleres de poesía en Bucaramanga y luego en el espinal. Fundadora del Centro de Historia del Espinal - Tolima. En el canal Tv Bunde del espinal, tenía un programa ¡Simetría de la memoria!, los sábados 9am con repetición los domingos.

Libros publicados: Siempre amanece (poesía), Huelgo (poesía), Patria y Tradición (poesía), poemas y coplas (poesía), performance de poesía, primer salón de poesía: guía pedagógica, experimental (poesía), Tanifabú (novela), oscilando entre el grito y el silencio ( novela).



RECIPROCIDAD

Oí tu corazón
y tú no lo notaste.

Oí tu sangre mansa
convertirse en cascada.

Oí crujir tus labios
al paso por los míos.

Oi rumor de vientos
en tus manos viriles.

Oi vibrar tu vida
fundida con mi vida.

Oí un canto infinito
en tu piel de ternuras.

Oí un grito deforme
de círculo y costumbre.

Oí tu paso lento
al compasar la huella.

Oí la despedida
de nuestro amor de nubes.

Y emprendí rauda el vuelo
más llena de virtudes.

ROSALBA SUÁREZ RIVERA
Del libro: siempre Amanece

CHICORAL, RUTA Y FE

En caminos de infancia
con susurros de rio…
emerges Chicoral en un espacio inmenso,
de árboles y de trinos certeros de belleza,
que adornan las pupilas y la sangre
para el largo itinerario de tus gentes
hacedores de paz y de armonía,
en un paisaje hecho joya y ternura,
que resplandece el corazón de la humanidad
viviendo en el tiempo,
que descansa en las manos que saludan
y en la sonrisa de bienvenida
a, tus rutas de patria.

ROSALBA SUÁREZ RIVERA
Del libro: Patria y Tradición

EXTRATERRESTRE

Cuando venga sólo encontrarás
un paisaje de árboles amaestrados,
un rio recto, pesado y opaco
habrá dejado de arrullar las horas
y en los ventanales no asomarán las flores
y las muchachas frescas no darán semillas,
y ya no se oirá  grito de nacer la vida,
ni lágrimas refugiándose en la comisura de la nostalgia.
Extraterrestre, cuando vengas
no conocerás el olor a pan recién horneado,
tampoco las ubres gemirán tibias
y en los nidos un raro germen hallarás,
asesino quizá….
También en línea recta estarán los hombres
y no quedará ración para ti,
y si por todo lloras no entenderás tu llanto,
tampoco conocerás la risa
ni el dolor, ni el odio, ni el perdón ni la fe,
por cuando vengas,
tal vez cuando vengas,
esto sea un verano eterno.

ROSALBA SUÁREZ RIVERA
Del libro: Huelgo






Foto: Biblioteca Pública Gabriel Turbay

HUGO CAICEDO BORRERO

Después de compartir tribuna, en un recital en la Universidad  Indesco, donde él era profesor de sociología, por estos vuelos de la imaginación, el ensueño, y lo contestatario; entablamos una amistad cordial en estos vericuetos de la palabra hecha poesía.

Cuando se creó La Asociación de Poetas en Santander “Palabra en el Tiempo”, él fue su primer presidente, la junta directiva que fuimos elegidos, por la consecución de crear los estatutos, emprendimos una maratónica reuniones en su casa en el barrio los Tejados, lleno de búhos que era su obsesión simbólica y de búsqueda permanente.

 El día escogido para el lanzamiento  fue el  7 de abril fecha significativa ya que: nace La premio nobel  de Literatura, La poetisa  Gabriela Mistral; Se pensó que el colegio que lleva ese nombre de esta poeta latinoamericana en Bucaramanga sería lo ideal para dar alumbramiento a  la Asociación.  Después de concertar una cita con las dos hermanas religiosas que estaban al frente del colegio; parcas, cerradas es su forma de ser. Hugo dijo que él como presidente asumía ese reto. Hugo nos narró como fue el encuentro con las españolas. “llegue a la 10Am tres días después de la concertación, y fui recibido en la dirección del colegio por las dos hermanas, directora y subdirectora. (Hugo con su porte, y su gallardía), saque  un poema de mi saco que había escrito a Gabriela Mistral en mi puño y letra, lo leí pausadamente con fuerza y abrí las puertas y las ventanas de los corazones de estas españolas, se entablo un dialogo por la literatura y poesía española, fue como un flechazo a la sensibilidad, mandaron a traer almuerzo a dirección, compartí  a manteles con estas dos hermanas, eran las tres Pm, y estas dos mujeres obnubiladas, embrujadas, no me querían dejar ir”.

Después de la salida de un acto Poético en la Concentración Comuneros, almorzamos al  frente en un restaurante, había un invitado el poeta Duarte de Málaga Santander, que se acaba de afiliarse a la Asociación; Sabia de los Gustos Musicales de Hugo, y dije que en reconocimiento al invitado nuestro presidente cantará Granada de Agustín Lara. Hugo entre sorprendido e incrédulo me miro con sorna, y manifestó que hacía 20 años no cantaba esta canción  en público, en las otras mesas dejaron de almorzar por escuchar su voz ronca y aplomada de esta esta canción. 
Libros publicados: Sumas y restas poéticas, Poesía Testimonial. Sus escritos como poeta, crítico literario, ensayista, se encuentran en varias antologías y suplementos literarios, como también sus apreciaciones en catálogos de exposiciones de arte. 


DIÁLOGO CON EL ESPEJO

A aquella, que en su suerte me hace suyo;
¡cuidado! La suerte está echada,
pero la vida no es reflejo engañador,
la vida eres tú integral y esencial.

Yo reflejo tu faz, no más,
más no tu espíritu,
yo soy la apariencia
y la máscara.
No la esencia.

Cada día, cuando estás frente a mí,
y nos, absolvemos
o mejor, tú misma te observas en mí,
no te engañes,
yo soy engañoso y peligroso.
Cuídate de mí, que soy gran mentiroso.
Soy el espejo del rostro
y no del alma y de la vida.

HUGO CAICEDO BORRERO
Del libro: sumas y restas poéticas.


ERES TAN LEVE

Y hoy, amada te canto nuevamente:
eres tan leve
como la risa de un niño;
eres tan leve
como el caracol al galope
de la ola marina
eres tan leve
como la espiga doblada
por el viento de la tarde;
eres tan leve
como la hoja que cae
en el mes de otoño;
eres tan leve
como el ala de un ave
cruzando el infinito;
eres tan leve
como la piel blanca
del mundo en el invierno.
Eres tan leve,
que en mí te llevo,
tierra recóndita,
secreta, íntima 
voz, aquí en el corazón.


HUGO CAICEDO BORRERO
Del libro: sumas y restas poéticas.


MENSAJE A LA AMADA Y LA ESPERANZA

                      “cuando se tiene un hijo
                         se tienen todos los hijos
de la tierra”. Andrés Eloy Blanco



Cuando se salva el hijo,
venido de tu sangre y de mi carne,
quisiéramos salvar
todos los niños de la tierra.

Los niños de Vietnam y de Hiroshima,
que vieron calcinada su esperanza
y su memoria,
con letales y aéreas primaveras
de Napal y hongos incendiarios.

Quisiéramos salvar los niños
de la India y de Bolivia,
extinguidos de hambre al lado
de las vacas y las llamas,
al pie de los palacios o en
la proximidad de las andinas brumas.

Quisiéramos salvar los niños
de la olvidad Biafra,
que caen extenuados
con la complicidad de las falaces democracias.

Quisiéramos salvar los niños
de los Guettos,
venidos de David o de Orfeo Negro,
que alimentan las cámaras de gas
con cruz gamada
o los instintos de las bestias
blancas de Manhattan…

Fragmento

HUGO CAICEDO BORRERO
Del libro: Poesía Testimonial



Foto: Frans Saul Acevedo Pinto, en la cabina de grabación de
La Emisora Luis Carlos Galán Sarmiento de Bucaramanga


MERCEDES PALLARES DE VALBUENA
En esa búsqueda de nuevos horizontes después de haberse graduado de normalista en el municipio  de Ocaña Norte de Santander, vino a templar (termino que ella le gustaba), a Bucaramanga, con 35 años de vocación, donde fue maestra de varias escuelas,  pero hay una en especial la escuela Emilio Pradilla en el barrio Álvarez, donde muchos niños de esa época recibieron sus aprendizaje  y la recuerdan con un aprecio a su maestra altiva, que con ternura daba las enseñanzas para la vida.

 Entre sus alumnos se encontraba Luis Álvaro Mejía, escritor de literatura infantil,  ex director de extensión cultural de la UIS, ex director de la Biblioteca Pública Gabriel Turbay. Leónidas Gómez, pionero del teatro Callejero en Suramérica, actor de televisión, escritor, y director del teatro durante 10 años, actualmente Senador de la República por el Polo.

Cofundadora con otras maestros de la Asociación Santandereana de Institutores de Primaria, ASANDIP, lo cual entablo una defensa erguida por las luchas del magisterios y sus reivindicaciones, hizo parte activa de la   “marcha del hambre“ por los derechos laborales del magisterio a mediados de los años 1960. Estaba atenta a cualquier reivindicación social, ecológica, cultural, para participar activamente. Por su accionar  en estas luchas estuvo presa varias veces.

Leyó sus poemas en muchos espacios donde la invitaban.

Pertenecía al comité en solidaridad con Cuba, “Juan Gualdrón” .Miembro honorario del Centro de Historia de Floridablanca. 
     
Fue una pasionaria  en su lucha y una imprescindible ante la historia. No quiso tirar la toalla como ella decía, en el programa radial de Tusitala, de la Emisora Cultural Luis Carlos Galán Sarmiento 100.7 Fm, en el cual con el pretexto del día del educador, se hizo este programa radial; leyó algunos de sus poemas con sentimiento como el Centinela de Santurban. Pueden escuchar aquí el programa: https://co.ivoox.com/es/mercedes-pallares-de-valbuena-profesora-imprescindible-ante-la-audios-mp3_rf_11553436_1.html 

Libros publicados: Gotas de ecología (poesía y cuento), Obreros de la tiza (Historia sindical del Magisterio), Pucha galeno (Genero testimonial, sobre la vida de Armando su hijo preso),   Eventos del alma (poesía).


CENTINELA DE SANTURBÁN


Páramo de Santurbán
soy centinela de tu belleza
de la vida que se desborda
desde el nicho de tu entraña;
del plancton, de tu riqueza,
del oro que circula
por tus venas,
del canto azul de las ondinas
donde brotan tus aguas cristalinas.

Centinela soy de tu aire puro
sin el humo de la mina
sin el veneno del cianuro.

Si de otras latitudes te creen esquina vulnerable,
centinela seré de cara al sol
sobre el Ande colombiano,
con un frailejón
entre mis manos,
en cada vallado tuyo
un torreón soberano,
páramo de Santurbán
dorado, verde y milenario.

MERCEDES PALLARES DE VALBUENA
Del libro: Eventos del alma





ESTACIÓN DE LUZ

A este rescoldo pristino
de la lumbre apagada
yo no venero,
porque en él durmió
la chispa de Dios
mientras mi dio su aliento.

Antes del principio
estaba esperándome
para mostrarme los senderos
por donde ya he viajado
y llegar a esta estación
como a un lago
donde se aprende a bogar
para zarpar de nuevo.

Cuando llegue la señal,
Mis cenizas esparcidas
Llegarán hasta Saturno,
y estaré allí
mientras me recoge
un ángel
para seguir recorriendo
el universo.

Conoceré más  estaciones
con vestidos nuevos,
cultivaré lotos
para llenar
los jardines trascendentes,
develaré el Arcano,
trasmutaré el dolor
y el tiempo no será tiempo.

Restableceré mi reino,
apagaré mi sed
de amor
con aguas inefables,
y alcanzaré la enésima estación
con el vestido último,
confeccionado de luz
y lienzos intocables.

MERCEDES PALLARES DE VALBUENA
Del libro: Eventos del alma




SIN PALABRAS

Como nave encallada entre dos mares
imponente sobre  el mar crucificado,
¡Oh Colombia feraz! Sueñas callada
la grandeza imperial de las de las edades.

Gravidez prenatal hay en tu vientre
trifurcada en verdor de cordilleras,
oro, hierro, carbón, verdes canteras
de esmeraldas, de sal, blanco perenne.

Todo es tuyo y lo dos alborozada:
el luciente filón, el oro negro,
del extenso cañón la miel dorada.

Pero ¡Patria! te vas, te llevas fuera
al país exterior, al extranjero,
secuestrada a saciar la sed ajena.

MERCEDES PALLARES DE VALBUENA
Del libro: Eventos del alma



Plumilla Martín Quintero Pacheco


PABLO ZOGOIBI
Escritor prolifero, autodidacta, con memoria fotográfica, lo que escribía se lo aprendía de memoria en poco tiempo, declamador de sus versos con una fuerza increíble.

Vi recitar un soneto que acaba de componer, en siete idiomas en una actividad poética a la llegada del poeta Malatesta a la Casa de la Amistad que dirigía Juan Gualdrón y en la cual Pablo vivía. 
Este gran poeta recito con una facilidad, una fuerza, con un encantamiento; idioma por idioma. Español, franceses, alemán, ruso, inglés, italiano y portugués.

Fabio Álvarez, secretario de la Asociación de Poetas en Santander “palabra en el Tiempo”, me llama para ver que dinero había en las arcas de la Asociación, ya que en pocos días Pablo estaba cumpliendo años. Y que mejor homenaje. 80 años en la vida de un poeta.  Le conteste que ninguno, hacia una semana que le había entregado lo que quedaba a Hugo Caicedo el presidente de La Asociación;  que fue invitado a un encuentro latinoamericano de escritores en Cuba. Me dijo encárguese del coctel, que yo me encargo del afiche. Fabio ya había concertado con  Jorge Valderrama Restrepo, el espacio en la sala de exposiciones de la Biblioteca Publica Gabriel Turbay. Llame a los asociados uno por uno, “está invitado al homenaje del gran poeta Pablo Zogoibi que cumple 80 años, en la Biblioteca Pública Turbay, Sala de Exposiciones, el día 7 de Julio, a las 6 Pm. debe traer una botella de vino, si no la trae, no venga”. Se alisto el escenario a la entrada una mesa con mantel, los poetas fueron llegando con sus botellas de vino, el acto empezó. Domino canción francesa, en el violín ejecutada por Fabio, que le encantaba a Pablo  y que lo  lleno de más energía. Este ha sido uno  de los recitales más hermosos que he asistido. El gran bate  con la fuerza, la gallardía, y el entusiasmo recito con emoción   por más de una hora. Después el coctel, la mesa estaban repleta de  botellas, de todos los colores  y de todos los sabores.

Libro publicado: Canteras en llamas, libro inédito: Los gigantes presos. En el reconocimiento a su nombre se han publicado parte de su obra, en varias antologías y suplementos; como  en la revista vericuetos hay más vestigios  de su poesía.  http://www.vericuetos.fr/article-poesia-de-pablo-zogoibi-119410483.html




EGO- SUM

Yo soy mi propio cáliz que da embriaguez suprema;
y soy mi propia estrella que alumbra noche y día;
y soy mi propio libro y soy mi propio guía;
mi propio sacerdote, mi altar y mi poema.

Vertí sangre del alma por descifrar el lema
que es el compendio mismo de la sabiduría;
y al naufragar en piélagos de luz y de armonía
mi dolor convirtióse en irisada gema.

Yo llevo en mí las mieles de todos los panales;
las rosas milagrosas de todos los rosales,
y la ternura mágica de todos los amores.

En mí el silencio tiene la majestad de un rito;
soy la fuente que sacia la sed de lo infinito:
de todas las auroras llevo los resplandores.

PABLO ZOGOIBI
Del libro: Cantera en llamas

ÁNFORAS PLENAS

Yo le robé a la vida sus joyas más preciosas;
corté ramas y rosas de dolor y de ensueño;
fui, por virtud del verso del universo dueño,
y asalté las estrellas en las noches radiosas.

Llevé todo el infierno y el cielo en las entrañas;
sin vaciarlas, gusté las copas de la orgía,
y los besos más puros diéronme au ambrosía,
y fui un lírico apóstol de creencias extrañas.

He bebido en mil fuentes y aún estoy sediento.
Siento un leve cansancio, casi un remordimiento,
más todavía me encuentro joven, tranquilo y fuerte.

Tal vez yo, sin saberlo, amé de tal manera
que no hubo quien a tanto amor correspondiera,
y fui tan asesino que hasta maté a la muerte.

PABLO ZOGOIBI
Del libro: Cantera en llamas


A UN LEÓN DE PIEDRA
Para el tallador sangileño JOSE A. PEREIRA

León de piedra, magnifico, soberbio, melenudo,
que guardas, silencioso, el pórtico sagrado;
que, con rampantes garras, con ademán ceñudo,
el ojo inmóvil fijas en un cielo vedado.


Dime, león de piedra: no sientes ansias locas
de saltar de tu zócalo e irte por los montes,
y ser rey de la selva, y estremecer las rocas
con tu rugido, y ver del mar los horizontes?.....

León  de piedra: Salta! Te espera la llanura;
te espera el amor de una leona formidable;
te espera el ancho río, la fuente, la espesura…..
Rompe tu pétreo sueño! Haz que tu mudez hable!.....

Qué semejante eres al pueblo americano
que hace ya un siglo yace, silencioso y dormido…..
Rúge, león de América, y atruena monte y llano.
Rúge, que ha llegado la hora del rugido! 

PABLO ZOGOIBI
Del libro: Cantera en llamas


Foto: Vanguardia Liberal


SERGIO LIFAR
Su caminar pausado por las calles de Bucaramanga, lo vieron pasar siempre en saco y corbata  así estuviera el calor que sofocara, con un libro siempre en la mano.
La librería Espartaco en su  casa, era un espacio abierto para los amigos, que compartían sus gustos por los libros. Por su condición de noctambulo, leía por la noche y comentaba en el día las peripecias y andanzas de los personajes de sus libros; en ese viaje eterno que deja la lectura.

A las cuatro de la mañana sacaba su atril afinaba su violín, y ensayaba, volvía repetir, volvía a tocar.

En un diciembre me lo encontré en el centro y me dijo que fuera el 31 por la mañana a un mach de ajedrez, que de la casa ese día no se iba a mover. Fuimos llegando los jugadores cinco en total, cuando dieron las 12 Am, hicieron presencia los poetas Pablo Zogoibi , Ernesto Camargo Martínez y el músico Roberto Herrera Tarazona; Sergio que estaba jugando dejo la partida, atendió a los recién llegados, mando a que se  sentaran en los  taburetes de cuero, entro a su habitación y volvió con una botella de vino y cuatro copas de cristal, entrego las copas, destapo la botella la lleno, y un brindis. “Por la vida, por la poesía, por la música, por la imaginación”; cada uno brindaba uniendo las copas en el brindis. Cantaron tres canciones de José A. Morales, la música seguida por la bandola de  Roberto y la guitarra de Sergio. Se abrazaron y se dieron el feliz año, se despidieron alegres, Sergio guardo la Guitarra y siguió el mach yo era su contrincante, le pregunte; “hace tiempo festejamos el feliz año a esta hora, para nosotros el año empieza  después de los abrazos.”.                      

Perteneció al Circulo Literario que dirigía    Luis Ignacio Rey Ortiz  (Liro), declamador   en recitales que proyectaba, la Casa de la Amistad que dirigía Juan Guadrón. 

Libros publicados: Versos sencillos sin cadenas. Los poemas que aparecen aquí son inéditos, en una venta libros que le hizo a Juan Gualdrón, venían unas Revistas de la Cultura de Occidente  ECO, que Juan me los regalo, al abrir encontré pensamientos, reflexiones y poemas de Sergio, entreverados en las páginas en blanco en su puño y letra.

EL CLUB


Y son los corrompidos
a su acomodo
otro mundo son sus clubes
cuyos nombres son
paraíso, purgatorio, infierno,
ya podrán ustedes pensar
a donde raudo nosotros
iremos a parar.

SERGIO LIFAR
SE VAN

Mientras tus azules ojos
reflejan el apacible cielo;
tu sonrisa esconde el misterio
de su mar, enfurecido…

Es el contraste de lo bello,
que lentamente se fuga;
y se transforma sin pensar
en un destello…

Y así en el duro trajinar
se va yendo la vida;
y todas las ilusiones formadas
con el finar terminan…
SERGIO LIFAR





CONDENADO

La prueba no puede
estar más evidente:
si hubiesen jueces
el presidente seria
el primer condenado.

SERGIO LIFAR


POESÍA DEL SUJETO

Foto: Andres Felipe Acevedo Ramirez


FRANS SAUL ACEVEDO PINTO
Siempre está queriéndose salir para ir de juerga, este que me habita, cuando escribo no sé si soy yo, oh es el otro que me dicta, la palabras van saliendo,  vigilante estoy para atraparlas.


EL JUICIO INTERNO
“la muerte es un viaje, y el viaje es la muerte”
                                   Gaston Bachelard


El punto final será la flecha en movimiento                             
cuando el arco aparezca
el arquero dará en el blanco
seré el blanco y el arquero al mismo tiempo
así cierre los ojos la flecha llegara a su destino.

Pero en este viaje partiré con él
y recorreré los círculos que me esperan
me detendré en algunos por mucho tiempo
y sorteare a uno nuevo cuando me sea permitido.

Este vuelo casi interminable será
lo que he sembrado.

el egoísmo presente como quimera                          
golpeará la soledad
en las arenas del desierto calcinante.

el ego será un espejo a la inversa
donde mi rostro desparecerá
y no me encontrare en el reflejo.

La mentira estará ahí latente
como un asalto que se pavonea
en el río que trae el fluir
de todas las voces,  de todas las palabras.


Daré un paso y otro en el camino
el sonido no me desviara de mi destino
la campana me  convocara a la hora fatal.

Ahí estaré de frente esperando resuelto
que de la clepsidra caiga su última gota
Irremediablemente seré el otro
la máscara ya no me pertenecerá
seré uno más en esa gran fila
que afrontara el juicio interno.


FRANS SAUL ACEVEDO PINTO